El sistema de seguridad en tráfico urbano (City Safe)

Es un dispositivo de asistencia al conductor montado en ciertas versiones de la marca Volvo.

 

La función que efectúa este dispositivo es asistir al conductor en el frenado automáticamente el vehículo en caso de posible riesgo de colisión en circulación urbana, ya sea por encontrarse distraído o bien por no tener toda la concentración centrada en el tráfico que va por delante del coche propio.

 

Esta función únicamente actúa para todos los vehículos que están orientados en exactamente la misma dirección. Esto es, dicha asistencia no reacciona con automóviles en sentido opuesto.

 

El llamado “City Safety” tiene la función de gestionar la unidad de mando del sistema, ubicada por norma general detrás del retrovisor interior, la que, por medio de un sensor láser, analiza el tráfico que hay frente al coche.

 

En el caso de existir alto riesgo de accidente, la unidad de mando CVM manda una solicitud de frenado a la unidad de mando de frenos BCM.

 

La comunicación entre las unidades del aparataje se efectúa a través de la red CAN, donde estas van pasándose información constantemente.

 

Cuando se detecta una variación de velocidad de hasta quince km/h entre el coche propio y el automóvil ubicado por delante, el vehículo va a frenar automáticamente para tratar de eludir la colisión.

 

Si la diferencia de velocidad está entre 15 y 30 km/h, no se puede eludir la colisión mediante el frenado automático, aunque las consecuencias de esta van a ser más limitadas. Si el conductor frena activamente el automóvil, va a poder eludir el accidente y evitar que el coche acabe en el desguace.

 

La unidad de control CVM puede solicitar distintas funciones, dependiendo de la situación en concreto. Por ejemplo una precarga del sistema de frenos, un frenado automático, una ayuda ABS y una limitación de par motor.

 

Al tiempo también valora si debe estimar como activo o bien pasivo al conductor con la asistencia de las señales de los movimientos del acelerador y del volante.

 

Al advertir que es pasivo debido al tipo de conducción que está efectuando en ese momento, se ejecuta avisando para que el conductor recupere de nuevo la concentración.

 

En caso de que el conductor pase de ser pasivo a activo, la centralita de control CVM cancelará la solicitud de frenado automático, reasumiendo el conductor el control total del coche.